Conseguir alumnos por tu cuenta o con plataformas como Italki

Conseguir alumnos por tu cuenta o con plataformas como Italki

Si te estás planteando dar clases online, necesitas conseguir alumnos. De acuerdo, esto es una obviedad. Pero es que una de las primeras dudas gigantescas que intentamos resolver para ser profesores online es si crear nuestra propia página para atraer nuevos alumnos potenciando al mismo tiempo nuestras redes sociales o bien entrar en plataformas como Italki, Verbling o CLassgap para que los alumnos nos encuentren. ¿Cuál es la mejor decisión?

No hay una respuesta buena porque depende mucho de lo que busques, en lo que quieras gastar tu tiempo, tus miedos, tu planificación a largo plazo y otros detalles. Igual notas cierta tendencia a justificar demasiado las desventajas de las plataformas en las siguientes líneas. No es lo que he hecho, lo que he intentado es ser neutral en la medida de lo posible y olvidar, al menos hasta el momento de la conclusión, mis propias preferencias. Y es que soy muy consciente de que lo que puede ser bueno para mí igual no lo es para ti.

A corto plazo

Si tenemos urgencia en conseguir alumnos hay pocas dudas. Las plataformas son más útiles porque solo necesitas crear un perfil y ya estás en el mercado de profesores online mientras que si quieres hacerlo por tu cuenta, necesitas planificar, organizar, tomar decisiones, crear una página, crear tus redes sociales, llenarlas de contenido, facilitar un sistema de reservas simple para tus alumnos y más tareas.

Por tanto, a corto plazo parece claro que entrar en plataformas como Italki es claramente mejor, pero por supuesto no es tan fácil como parece. Primero te tienen que aceptar en dicha plataforma, ya que no siempre están abiertas a nuevos profes. Después tienes que crear un perfil claramente diferente. Vas a ofrecer clases junto a un montón de profesores y, por tanto, tienes que cuidar mucho tus textos, lo que ofreces, a quién se lo ofreces, tu foto y, sobre todo, tu vídeo.

Al final, hay bastante trabajo para crear un perfil ganador, pero aún así, a corto plazo, las plataformas continúan siendo, en teoría, un método más rápido para conseguir alumnos.

Gastos y comisiones

Son dos cosas diferentes: en este caso un gasto sería lo que vamos a invertir en nuestro negocio para conseguir los alumnos, una comisión es un valor fijo o porcentual de tus ganancias que debes pagar por determinados servicios. En función de eso, vamos a evaluar ambas opciones.

Podemos entrar en el mundo de las plataformas sin gastar un solo céntimo. El único caso en que tendríamos que gastar es si queremos hacer un vídeo de calidad y tenemos que comprar una cámara decente o un micro adecuado. Pero no es estrictamente necesario (aunque sí conveniente).

Conseguir alumnos por nuestra cuenta significa, en general, tener nuestra página web. Pese a que hay opciones de no pagar nada por ciertos dominios o, incluso, por el alojamiento de las páginas, esto no es ni de lejos una buena idea. Así que, como mínimo, tendrás unos gastos de dominio, unos 10€ por año, y un servidor de alojamiento, desde unos 50€ por año.

Si además no tienes ni idea de cómo hacer una página web, tendrás que gastar un tiempo precioso en aprender a crearla por tu cuenta a base de probar y errar/acertar, pero no todo el mundo tiene los conocimientos y la paciencia necesaria para esto. Es cierto que también puedes contratar a un profesional para que te la cree, algo que en general no es nada barato, o aprenderla a hacer, pero siguiendo algún buen curso ;).

Los gastos, tanto de dinero como de tiempo, van a ser superiores si intentas conseguir alumnos por tu cuenta fuera de una plataforma. Aunque, posiblemente, no va a ser una cantidad de dinero exagerada.

¿Y las comisiones?

Aquí no hay color. Las plataformas, que no son una ONG, quieren ganar dinero. Por tanto, la mayoría de ellas te va a cobrar una comisión por lo que vendas (en general, entre un 10% y un 20%). Esta comisión puede ser relativamente pequeña, aunque continúa siendo un dinero que no ves, o puede ser sangrante, lo cual puede variar según tu propio punto de vista.

¿Y por nuestra cuenta? Con una página web no hay comisiones, a no ser que adquieras algún tipo de servicio que así lo exija, aunque no es lo normal.

Así pues, para saber lo que te sale mejor económicamente calcula lo que vas a gastar para hacer tu página web y publicar contenidos y compáralo con las comisiones de la plataforma elegida. Lo más probable en este caso es que te salga más rentable a medio y largo plazo conseguir alumnos por tu cuenta.

Según la competencia

He escuchado muchas veces que las plataformas son muy malas porque es el lugar donde un estudiante puede elegirte a ti entre otros 200 profesores similares porque estáis todos juntos. Me parece una opinión poco afortunada y explicaré por qué.

Es cierto que visualmente, el estudiante va a tener un buscador donde va a poder ver con un solo clic decenas o cientos de perfiles de profesores. Esto hace que el nuestro pueda pasar inadvertido o que, simplemente, se encuentre al final de la lista. Totalmente cierto.

Ahora déjame preguntarte algo, si quisieras comprarte unos pantalones y no tuvieras claro en qué tienda hacerlo ¿dónde irías? ¿A una calle o centro comercial donde haya varias tiendas donde encontrar pantalones? ¿O a un lugar donde solo hay una tienda? La respuesta es clara, ¿verdad?

Pues con los profes puede suceder lo mismo. Si un estudiante no sabe dónde encontrar profesores, la idea de ir a una plataforma donde con un clic le salen 200 profesores es bastante atractiva. En ese sentido, estar donde están tus colegas/tu competencia puede ser una magnífica idea. Eso sí, ahora queda conseguir destacar tu perfil de la mejor forma posible, lo cual no es nada fácil.

Pero además, si tienes tu propia página web, vas a atraer a nuevos alumnos a través de las redes sociales, a través de pagar publicidad o bien con posicionamiento en los buscadores. Lo cierto es que no vas a ser el único profe ni en Google ni en Instagram ni en ninguna red social. también hay muchos colegas intentando hacer lo mismo que tú. Y también cuesta mucho destacar. Así pues, no tiene ninguna prácticamente ninguna ventaja estar fuera de las plataformas (ni dentro) por el nivel de competencia.

Precios

Otra de las quejas que escucho a menudo sobre las plataformas es que te tienes que adaptar a los precios de la mayoría. Esto es verdad y no lo es.

Si lo que quieres es ofrecer lo mismo que el resto para no destacar negativamente por esta cuestión y si quieres atraer a un tipo de alumnos que se preocupan más por el precio de las clases que por su calidad, entonces sí, es mejor que te adaptes al precio de los otros profes aunque te parezcan bajos.

Pero, la experiencia de varios profes con los que he tenido la oportunidad de hablar de este tema es muy diferente. Ellos, como casi todo el mundo en las plataformas, comenzaron con precios bajos para atraer muchos alumnos y luego cuando querían subirlos se les hacía difícil por pensar que los iban a perder. Y sí, algunos alumnos perdían, pero al mismo tiempo que ganaban otros. Al final es más un tema de miedo que otra cosa. Miedo comprensible, eso sí.

Por otra parte, cuando escoges conseguir alumnos por tu cuenta, sin plataformas de por medio, puedes poner el precio que tú quieras… más o menos. Continúas teniendo otros colegas que aparecerán en las mismas redes sociales que tú o en los buscadores. Y van a tener sus propios precios. Estamos en lo mismo.

El precio al que quieres ofrecer tus clases no debería ser un criterio a medio plazo para elegir entre plataformas y por tu cuenta. Probablemente sea mejor idea dedicar más tiempo a hacer tu página y/o perfil más atractivos, comprensibles, fáciles de usar y que transmitan perfectamente el mensaje de lo que ofreces, de tu experiencia, de quién eres y de los problemas que les puedes resolver a tus futuros alumnos.

Idioma materno

Si el idioma que enseñas no es tu idioma materno, puedes tener más dificultades para vender tus servicios. Sabes muy bien que gran cantidad de estudiantes prefieren estudiar idiomas con nativos y esto puede ser un problema para ti.

Aunque en este sentido no hay muchas diferencias a la hora de conseguir alumnos en las plataformas o por tu cuenta lo cierto es que la mayoría de las plataformas destacan nuestra nacionalidad y nuestra lengua materna. Con lo cual, en una rápida y primera criba por parte de futuribles alumnos, te acaban de eliminar de entre sus posibilidades.

Con una página web y con las redes sociales van a terminar averiguando si eres o no nativo. Pero hasta entonces, has ido entrando en su cabeza poco a poco y con diferentes contenidos. Con un poco de suerte, cuando tengan que tomar la decisión final les puedes hacer cambiar de idea respecto a su necesidad de aprender idioma con nativos.

Control de los pagos

Eres profe y lo que quieres es dar clase y ganar dinero por ello. Pero lo cierto es que te interesa bien poco o nada, incluso sientes aversión, por el hecho de ocuparte de los pagos, de mandarles facturas, de recordarles que aún no han pagado, etc. Si este es tu caso, no hay duda: lo tuyo son las plataformas.

Las plataformas se encargan de cobrar, recordar, reclamar al alumno todos los temas monetarios. Tú te desocupas de ese asunto. Ten cuidado porque no todas las plataformas funcionan igual y puedes encontrarte con alguna donde aún continúes siendo tú quien se encargue de todos estos trámites.

Claro que hay un lado negativo. Las plataformas se ocupan de estos temas, pero ponen sus reglas. En algunas pueden ser reglas cómodas, en otras no tanto. Me estoy refiriendo por ejemplo a las políticas de cancelación de las clases, devolución de dinero y otros temas. Si tus formas de actuar coinciden con las de la plataforma, genial, si no, es mejor que te lo pienses bien.

No hace falta decir que si lo haces todo por tu cuenta, tú tienes control absoluto sobre lo que puedes y quieres hacer. Claro que también tienes todo el trabajo, pero eso ya es una decisión tuya.

Un solo cliente

Uno de los mayores peligros a los que se enfrenta, no un profe online, sino cualquier empresa de cualquier tamaño es tener un solo cliente o tener varios pero con uno de ellos que atrae la mayor cantidad de atención y de ingresos.

Esto es exactamente lo que ocurre con las plataformas. Si estás en una plataforma que te da la mayoría de tus alumnos y de repente esta plataforma desaparece (y todos sabemos bien por experiencias de grandes redes sociales que esto puede ocurrir), nos hemos quedado sin surtidor de nuevos alumnos.

Por otro lado, si la plataforma comienza a tener muchos más profes del idioma que enseñas y tú comienzas a aparecer por el final de las búsquedas, tendrás un problema a medio o largo plazo.

Esto también puede ocurrir consiguiendo alumnos por tu propia cuenta, dependiendo de cómo lo hagas. Si es a través de Instagram, pueden aparecer muchos profes con nuevas y mejores cuentas para atraer alumnos. Lo mismo ocurriría en YouTube y otras redes sociales. Aunque claro, si en algún momento tienes una estupenda visibilidad en estas redes, puede ser difícil perderla rápidamente.

En los buscadores ocurre lo mismo, pero es verdad que si tienes tu página bien posicionada en Google, pero este buscador cambia los algoritmos de su funcionamiento y de repente te ves perdido en la decimoctava página de resultados, esto va a ocurrir de un día para otro y sin darte tiempo a reaccionar. No hay nada 100% seguro. Pero en realidad, no es normal que ocurra este problema de forma tan radical.

Conclusión

Si yo comenzase de nuevo sabiendo lo que sé hoy en día lo tendría muy claro. Primero crearía un perfil en una o dos plataformas como Italki, Verbling, Verbalplanet, Classgap o similares. Esto es algo relativamente rápido de hacer y después no tienes que prestarle más atención, tan solo sentarte a esperar a que, con suerte, aparezcan alumnos. Eso sí, al mismo tiempo crearía mi página web, mis redes sociales, mis contenidos, mi estrategia de funcionamiento y mi planificación.

Y es que tengo pocas dudas de que a medio o largo plazo es mejor idea conseguir alumnos por tu cuenta. Es más laborioso, pero casi todo depende ti mismo. Lo puedes controlar prácticamente todo y tomar las decisiones sin pensar en nada más que tus propias ideas y necesidades. Y, en general, vas a terminar ganando más con tu propia página por lo que he comentado en este artículo.

Para esta conclusión hay una excepción: si eres un profe que no quiere saber nada del control de pagos, que solo quiere ocupar su tiempo en dar clases, que no tiene ni un poquito de alma de emprendedor, entonces igual es mejor que te dediques solo a las plataformas. Tal vez a largo plazo te arrepientas, pero siempre tienes tiempo de comenzar a crear tu propia estructura de página web, redes sociales, etc.

Para finalizar, solo quiero recordarte que cuando digo que una cuenta en una plataforma se crea muy rápidamente, lo cierto es que hay que gastar un tiempo para hacer un buen perfil, diferente del resto, atractivo, sabiendo a quien nos estamos dirigiendo y que con solo verlo el estudiante tenga ganas de probar nuestras clases. Porque si no, es como no hacer nada. Aún así, ese esfuerzo que has realizado para crear un buen perfil te va a servir después (o al mismo tiempo) para crear una buena página web con muchas decisiones ya tomadas.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Cerrar menú