Invertir en nuestro negocio de enseñanza online

Invertir en nuestro negocio de enseñanza online

Antes de comenzar a contarte nada, déjame que te deje algo muy claro:

Hace falta invertir tiempo y dinero para hacer que tu negocio crezca.

Ahora si, comencemos. Cuando alguien me preguntaba si hace falta una gran inversión económica para ser profe online, mi respuesta automática era que no. Con el tiempo me he dado cuenta de que, si bien la respuesta es sincera, no es la más acertada, ni la más conveniente.

Es muy interesante ver como muchos profesores gastamos dinero (¡invertimos dinero!) en cursos de formación sobre el contenido de nuestras clases, en materiales, en mejorar nuestros métodos. Sin embargo, si podemos evitarlo, no gastamos ni un céntimo en todo lo relativo al desarrollo de nuestro negocio. Me incluyo porque yo también he sido así.

Es decir, invertimos tiempo, esfuerzo y dinero en aprender o mejorar nuestra forma de enseñar, pero no en conseguir alumnos a los cuales enseñar. ¿Ves el problema verdad? Efectivamente, es todo un contrasentido. Es como si abriésemos una tienda de ropa de lujo en una calle por la que no pasa nadie y nos sentásemos a que por algún tipo de extraña coincidencia, aparezca alguien en nuestra tienda.

Y no te voy a engañar: puede ocurrir.  A veces, encuentras profesores que no han hecho ninguna inversión de tiempo y/o dinero en hacer que su negocio de profe online sea precisamente eso, un negocio, y sin embargo, les va todo de maravilla. Pero, admitámoslo, no es el caso más común. E incluso en el caso de serlo, estos profes corren el riesgo de verse sobrepasados en algún momento por otros que sí se han tomado la molestia de prepararse para desarrollar su proyecto de profes online.

Entonces la pregunta es, ¿en qué aspectos podemos invertir para tomarnos en serio nuestro negocio? Vamos con ello.

Mentalidad del emprendedor

Si, efectivamente, debemos invertir algo de tiempo y, dependiendo de la persona, dinero en adaptar nuestra mentalidad a lo que estamos haciendo. ¿A qué me refiero? Bueno, muchos profes online lo son por vocación, es decir, les gusta lo que enseñan (sea español, inglés, matemáticas o guitarra) y se han propuesto traspasar sus conocimientos a otras personas. Pero no están preparados para convertir su hobby o, incluso, su pasión en un negocio. Les hace falta un cambio de mentalidad. Comenzar a pensar en sus alumnos, no solo como alumnos, sino también como clientes. Les hace falta darse cuenta de que estamos desarrollando una actividad económica. Basada en su vocación, sí, pero no deja de ser una forma de ganar dinero.

Hay gente que realmente no se siente preparada para pensar de esa forma. En ese caso mi consejo es claro: cambia. Y cuanto antes, mejor, porque si no vas a tener un problema a medio plazo, porque vas a terminar centrándote solamente en la parte didáctica de ser profe online, dejando para atrás el resto. Esto es una señal bastante clara de futuros problemas, como ya te puedes imaginar.

Formación pedagógica

Esto es obvio para la mayoría: hace falta saber enseñar y hace falta conocer lo mejor posible lo que enseñas. Basándonos en estas claras premisas, estudiamos una carrera o hacemos cursos, masters, etc. Todos orientados a mejorar nuestros conocimientos sobre lo que queremos enseñar o a aprender técnicas sobre cómo transmitir lo que sabemos. No voy a insistir en esto, porque si estás aquí, seguramente ya tienes claro que hace falta invertir en este aspecto.


Formación de negocios para el profe online

La formación pedagógica es obvia, pero normalmente no vemos tan claro que también es necesaria una formación como emprendedores, como personas que llevan un negocio. No te quepa duda de que ambos ámbitos son importantes en lo que respecta a la formación, así que destina una parte de tus recursos a aprender a transformar tu idea en un proyecto que funcione. Hay muchos aspectos a tener en cuenta y a veces, ni siquiera somos conscientes de la existencia de dichos aspectos. Estoy hablando de marketing, de creación de páginas web que de verdad sean útiles, de controlar los aspectos fiscales y legales de tu negocio, de saber qué, cómo y cuándo divulgar en las redes sociales y otros muchos aspectos en los que no pensamos ni medio segundo cuando estamos poniendo en marcha nuestra idea de escuela online.

Marketing

He nombrado en el anterior apartado este concepto que merece atención por sí mismo. Vamos a ser realistas. Tus alumnos no van a llegar a ti porque eres un profesional excelente. Van a llegar a ti porque han visto tu contenido en las redes o publicidad de pago o porque alguien te ha recomendado. Han llegado a ti a través del marketing. No te engañes, puedes ser un profesional con excelentes cualidades y no tener ni un solo alumno por no haber invertido tiempo y dinero en una estrategia de marketing.

Si no sabes de lo que estoy hablando es bueno que comiences a leer todo lo que puedas sobre este tema. Tal vez, puedas comenzar leyendo este artículo sobre Cómo se decide un alumno a reservar una clase contigo.

Tecnología

Esta parte es también muy obvia. Ya sabemos que hace falta un ordenador, una webcam externa y un buen micrófono. ¿Es verdad que se puede comenzar sin invertir en una webcam externa (la que viene con los portátiles o notebooks, normalmente no es muy buena) o sin un buen micrófono? Sí, es verdad, pero dependiendo de la calidad de los dispositivos que tengas, no es para nada recomendable.

Imagina que tienes dos tiendas, una al lado de la otra, que venden exactamente los mismos productos. Entras en una y la persona que te atiende está desaparecida o te da un mal servicio, los probadores están oscuros y para saber los precios tienes que buscar y preguntar constantemente. Entras en la otra tienda donde te atienden rápidamente y con amabilidad, con unos probadores grandes y luminosos y con todo en orden. ¿A cuál de las dos tiendas volverías teniendo ambas los mismos precios? La respuesta es clara, ¿verdad?

Pues aplícate el cuento. Cuando un alumno quiera tener clases contigo, os tema didácticos son tan importantes como, entre otras cosas, la calidad de la videoconferencia: buena cámara, buen micro, buena conexión a Internet y un ordenador que funcione sin problemas.

Salud física

Alguien se puede llevar una sorpresa viendo este apartado. Pero seguro que sabes a qué me refiero. Ser profesión online es una profesión sedentaria. No importa si das clases sentado de pie como hacen muchos. Lo haces en la misma posición durante muchas horas. Y muchas veces esa posición está lejos de ser la adecuada. [Tuve que parar de escribir este artículo durante unos segundos para corregir mi postura en la silla que estaba lejos de ser la correcta :P]

Asegurarnos de que pasamos horas delante del ordenador haciendo que nuestro cuerpo sufra lo menos posible, es una obligación que no tiene excusas. Es importante invertir tiempo en corregir posturas, en hacer ejercicio, en movernos, en ser conscientes de nuestro cuerpo. Es bueno invertir dinero en una silla, una mesa y/o unos complementos realmente ergonómicos y adaptados a nuestro cuerpo. Y hay que tener mucho cuidado de no caer en las trampas de aparatos milagrosos o que dicen servir por igual a todo el mundo, porque no todos somos iguales.

Nuestra página web

Aunque este apartado podría ir dentro de tecnología, he preferido dejarlo aparte porque hay muchas cosas a las que prestar atención. Compra del dominio y hosting (el lugar donde estará tu página guardada) son los gastos obvios que vamos a tener que hacer respecto a nuestra página web, pero vamos a ver los no tan obvios. Normalmente, no somos diseñadores de páginas web así que es mejor buscar un buen curso que nos enseñe cómo hacer una página paso a paso o bien contratar a alguien que sepa hacerlo. Si nunca te has metido a hacer una web por tu cuenta, primero aprende. Parece innecesario decir esto, pero ya he visto demasiadas páginas hechas por gente con cero experiencia y cuyo resultado era algo totalmente innavegable, feo y de dudosa utilidad.

Además, hay que recordar que nuestra página web es el lugar en el que muchos visitantes van a conocernos a fondo por primera vez. Así que los vídeos y/o textos que presentes deben ser claros, directos, atractivos, prácticos e influyentes. Nunca está de más aprender un poco sobre Copywriting y sobre Storytelling, dos conceptos más que importantes para llenar de contenido de calidad nuestras webs.

También hay que tener en cuenta que podemos usar nuestra página para que reserven las clases o, incluso, para que las paguen. En este caso es necesario prepararles un sistema sencillo e intuitivo de reservas y, tal vez, pagos. Hay muchos plugins gratuitos para estos menesteres si estás usando WordPress para hacer tu página web, pero la realidad es que, posiblemente, habrá que gastar un poquito de dinero para que dichos plugins sean de calidad y funcionen como nosotros realmente necesitamos.

Conclusiones

No puedo terminar este artículo sin dejar de recordar que muchos profes se quejan cuando un alumno le dice que sus precios son demasiado altos. Pues bien, cuando vayas a invertir tu dinero, recuerda que detrás de ese gasto hay un profesional que conoce muy bien su trabajo (o eso espero ;)) y le estás pagando por eso.

Por supuesto, podría alargar mucho más este artículo y ser mucho más explícito, pero la realidad es que cada persona es diferente, cada negocio tiene sus necesidades y por eso te animo a que, basándote en este artículo, busques todo en lo que realmente necesitas invertir en tu caso.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of