Marketing de verdad para profes online

Marketing de verdad para profes online

Uno de los mayores problemas que veo a la hora de emprender por parte de mucha gente (entre la que hasta hace no mucho me incluía yo) es su problema con la palabra marketing. Es un problema doble.

Por una parte tenemos la tendencia a relacionar dicha palabra con vender, con publicidad, cuando no es eso. O, al menos, no solo eso. El otro problema es pensar que, como profesores, el marketing es algo que queda fuera de nuestro ámbito de actuación, no es lo nuestro, no sabemos hacerlo o, peor aún, nos sentimos engañando al posible alumno porque relacionamos marketing con las campañas de publicidad de muchas marcas que sabemos que usan una enorme variedad de “trucos” para vendernos lo que sea.

En este artículo voy a intentar desmitificar un poco esta palabra y, sobre todo, voy a tratar de animarte a que incluyas el verdadero marketing dentro de tu día a día como emprendedor/a online.

Además al final del texto encontrarás un resumen con una serie de acciones a realizar para poner en práctica lo explicado.

Qué es marketing si no es vender

Decía al principio que marketing no es sinónimo de vender. Entonces, ¿qué es? Pues bien, marketing es un proceso que va desde la planificación y creación de un producto hasta la promoción de dicho producto. No se trata de hacer un anuncio en Facebook. Es mucho más que eso. De hecho, es algo tan grande y tan importante que debería ser la base en la que sustentar muchos de nuestros movimientos como profesores online emprendedores.

Qué es marketing en la práctica

Las teorías están muy bien en cualquier ámbito, pero déjame que te ponga un par de ejemplos muy claros de lo que significa marketing.

Imagina que abres una nueva panadería en un barrio de tu ciudad. Aprendes a hacer baguettes y las vendes a 60 céntimos cada una. El marketing, tal y como mucha gente piensa que es, sería promocionar esas baguettes, por ejemplo, poniendo un cartel en la entrada de la tienda que diga “¡Baguettes recien hechas a 60 céntimos!”.

Bueno, pues marketing, en el sentido completo de la palabra sería lo siguiente. Cuando compras el local para la panadería te pones a pensar en el tipo de gente que vive allí, ves que son gente con mucho poder adquisitivo y por tanto decides que tus productos sean de alta gama y que los vas a vender a un precio alto. Además, te das cuenta de que la gente no pasa andando muy a menudo delante de la panadería porque van siempre en coche por lo cual colocas algunos carteles en los semáforos cercanos llamando la atención sobre la nueva “panadería gourmet”.

¿Ves la diferencia? El problema, no solo de muchos freelancers, sino también de muchas pequeñas y grandes empresas es que crean un producto, le ponen un precio y solo en ese momento deciden pensar en cómo promocionarlo.

Marketing es una actividad transversal que comienza en el momento en que se te ocurre la idea de un nuevo producto hasta que lo pones en contacto con el futuro cliente.

Las famosas 4P del marketing

Hace ya muchos años algunos autores como Philip Kotler “se sacaron de la manga” 4 partes en las que se puede dividir el proceso o la actividad del marketing. Las llaman las 4 pes por sus nombres en inglés, aunque las podemos transformar al español traduciéndolas como:

  • Producto
  • Precio
  • Punto de venta
  • Promoción

En estas 4 pes nos vamos a basar para continuar hablando de marketing y sobre cómo aplicarlo a nuestro negocio de profes online.

Cómo aplicar el marketing, el de verdad, a nuestra profesión

Una vez visto que marketing no es solo poner un anuncio, ¿cómo podemos trasladar la nueva definición a nuestra profesión de profesor online de idiomas?

Voy a hablar de vender clases online, pero lo que sigue sirve igual para vender un ebook de conjugación de verbos, una zona premium o un material para otros profes.

Volviendo al ejemplo de la panadería tendríamos que preguntarnos cómo es el barrio donde hemos abierto o queremos abrir nuestro “comercio” de profe online. ¿Cuál es ese barrio en tu caso? Y antes de que me respondas nada: no, el mundo no sería ese barrio por mucho que con internet llegues a todas partes.

Tu barrio, es decir, tu público objetivo, podría ser Italki si es en esa plataforma donde estás vendiendo las clases, puede ser el conjunto de países francófonos si es a este tipo de personas a los que te estás dirigiendo o puede ser un barrio teórico habitado, por ejemplo, por médicos, por gente con poco poder adquisitivo, por enamorados de cierto tipo de cultura, etc. Depende de a quién quieras dirigir tus clases.

El producto

Saber cómo van a ser nuestros futuros alumnos nos va a servir para poder planificar y desarrollar un producto adaptado a las necesidades del cliente. Por ejemplo, si vas a intentar vender tus clases a médicos, además de todas las pautas que vayas a seguir durante las clases, seguramente, será buena idea añadir de vez en cuando material que tenga que ver con la medicina para así proveerles de un vocabulario adecuado para su entorno.

Si te has marcado como objetivo dar clases de español a lusófonos, puede que sea una buena táctica preparar materiales que comparen dichos idiomas por ser tan parecidos. En definitiva, se trata de adecuar el producto que estás creando y que vas a vender a tu modelo de cliente, aunque sea porque van a sentirse mejor atendidos y con clases más personales cuando vean que dichas clases tienen que ver con sus gustos, su profesión o sus intereses.

Precio

Ya tenemos el producto, vamos a decidir cuánto deben pagar por él. Esto es un tema para hablar largo y tendido y aún así difícil de llegar a una conclusión clara. Pero, justo por eso el marketing es importante. El marketing transversal, ese que se deja ver en todas las fases de nuestro proyecto.

Y es que no importa crear un producto perfecto si le ponemos el precio errado. No nos sirve para nada usar la calculadora para decidir el valor de nuestras clases si dicho precio no coincide en absoluto con las necesidades o las expectativas de nuestros futuros alumnos. El precio se decide teniendo en cuenta cada punto del proceso.

Si vamos a vender pan en una panadería pequeña que, además, es un local que ya teníamos y por el que no tenemos que pagar alquiler, no es lo mismo que vender pan en una calle llena de turismo, en un local decorado para que la gente se deje su dinero allí y pagando un alquiler.

Bueno, pues con las clases es lo mismo. Tal vez hayas calculado que para vivir necesitas vender tus clases a 25€, pero has decidido dirigirte a un público con poco poder adquisitivo. En ese caso vas a tener que cambiar los precios o tu público. Va todo junto. Hace falta pensar cómo va a ser tu producto, dónde lo vas a vender y cómo lo vas a promocionar para llegar a un precio lo más justo posible, no solo para los alumnos, sino también para ti.

Punto de venta

Como decía, poner una panadería en una calle concurrida y turística no es lo mismo que ponerla en un barrio residencial de clase media baja. Por eso es importante que tu punto de venta sea coherente con tus objetivos. Si estás comenzando, buscando muchos alumnos aunque gasten poco, no es mala idea poner el clásico anuncio por palabras en las páginas adecuadas.

Pero si estás buscando ejecutivos que paguen bien por tus clases, es más conveniente que decidas crear una página que represente los valores que quieres destacar. Además, has de cuidar la inversión que vas a realizar para crear estos puntos de venta para que esto no afecte al precio de tus clases y por tanto a tus beneficios.

Promoción

Por fin llegamos a lo que mucha gente piensa que es marketing: la promoción. Por supuesto que es una parte importante, pero será también muy complicada si antes no hemos hecho nuestros deberes con el resto de las 4 pes.

Sabes que hay muchas formas de divulgar tus clases. Desde la publicidad orgánica, es decir, la publicación de contenidos, normalmente, gratuitos hasta la de pago con anuncios en Facebook o Google Ads, por poner un ejemplo.

La promoción a través de contenidos gratuitos (artículos, infografías, materiales, ebooks, vídeos, etc.) están muy bien para que el futuro alumno se sienta interesado primero por el contenido, después por el profesor y, cuando llegue al punto de venta, por la posibilidad de pagar por tener unas clases.

Pero, como todo, tiene que ser coherente con el resto de nuestro proceso. Si nos dirigimos a alumnos principiantes no tiene ningún sentido que las clases estén basadas en textos de filosofía avanzada. Por la misma razón, no vamos a compartir ese tipo de contenido en nuestras redes sociales porque vamos a terminar captando el tipo de alumno que no estábamos buscando. Esto a veces no importa, pero por ejemplo, a mí no me gustaría atraer por error a un tipo de público infantil ya que no me siento preparado para dar clases a niños.

Resumiendo

Esta última parte del marketing, la promoción, es la que más nos asusta o la que nos genera, incluso, un leve gesto de rechazo cuando pensamos en usarla para conseguir alumnos. Pero la realidad es que los alumnos no aparecen por generación espontanea. Ni siquiera aunque tengamos un título, 4 masters y 25 años de experiencia (¡aunque ayude!). Así que mejor que vayas eliminando esos prejuicios que tenías sobre el marketing y te vayas poniendo las pilas para construir una vida profesional que funcione y que te sea rentable en términos de dinero y de tiempo.

Creo que puedes ver cómo todo está entrelazado y no se puede construir un negocio sin tener en cuenta todas y cada una de las partes que lo componen. Este nexo se llama Marketing y es lo que provoca que lo que hacemos tenga coherencia. Esto es importante porque el propio alumno o futuro alumno va a poder notar esa coherencia lo que da más confianza a la hora de tomar una decisión sobre gastar o no su dinero en tus clases. También, esta forma de trabajar bajo el paraguas del marketing va a hacer que sintamos nuestros objetivos menos imposibles de alcanzar gracias a que los detalles que forman nuestro negocio están conectados entre sí haciendo más fácil de ver donde están nuestros problemas, si lo hubiere.

Marketing no es publicidad, es una mezcla de detalles y no tenemos que tener miedo de usarlo, todo lo contrario. Así que la próxima vez que te veas renegando del marketing recuerda que ni es para renegar ni se circunscribe únicamente a la promoción de nuestro trabajo. ¡Marketing lo es todo!

¿Y ahora?

Una vez leído el texto, vamos con una pequeña serie de orientaciones para crear un proceso de marketing para tu negocio de profe online o para verificar el que ya tienes:

  1. Elige tu público objetivo. Por mucho que quieras llegar a todo el mundo, si te especializas en un grupo de personas, va a ser más fácil que estas se sientan identificadas con lo que les ofrezcas y que te elijan por ello.
  2. Define el producto en base a tu público. Piensa en quién lo va a recibir y asegurate de que tenga sentido. No hagas productos demasiado genéricos porque eso no significa que te vayan a servir para todos.
  3. Piénsate muy bien el precio. Recuerda que no es solo lo que tú necesitas ganar, sino también lo que tu futuro alumno puede pagar (hacia arriba o hacia abajo). También, ten en cuenta los gastos que se deriven de hacer tu página web, mantenerla y crear tus promociones. Estás vendiendo tiempo, así que cóbralo.
  4. Crea tu página web, tu perfil en Italki o cualquiera que sea el punto desde donde vayas a vender tus clases. Adáptalo, por ejemplo, en diseño, contenido o facilidad de lectura a las necesidades de tu público.
  5. Por último, crea tus contenidos para ser divulgados. Elabora un plan diverso adaptado a las redes sociales o lugares donde lo vayas a compartir. Sé inteligente a la hora de crear contenido: gasta el menor tiempo posible dando el mayor valor a tus futuros alumnos. Una inversión de unas pocas horas ahora se puede convertir en un ingreso de meses o años con cada alumno.

8
Leave a Reply

avatar
4 Comment threads
4 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
RodrigoMaría JesúsÓscar OrtegaLETICIA DE MATA MARTINEZNesly Melissa Bello Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Nesly Melissa Bello
Guest

Óscar, te felicito por esta excelente publicación de marketing para dummies. Siempre se habla del tema de forma abstracta, pero tú lo has aterrizado estupendamente bien para nuestra profesión. Saludos desde Colombia.

n5rpb
Admin

Nesly, me acabas de subir en varios niveles mi ego ;). En serio, muchísimas gracias por tu comentario. Espero preparar más artículos sobre temas que, es verdad, normalmente se presentan de forma muy difusa para nosotros. ¡Saludos!

LETICIA DE MATA MARTINEZ
Guest

Oscar!!

Darte las gracias por escribir este super artículo!!!
Lo has publicado en un momento perfecto para mí porque estoy atrapada en esta tan amplia palabra MARKETING y no sé por dónde tirar ni cómo hacerlo, pero después de leer tu articulo me ha quedado bastante claro lo que se tiene que hacer, ahora toca acción e implementación.
También me ha parecido muy buen artículo porque lo has escrito con un vocabulario ” para andar por casa” muy fácil de entender y que ayuda a aclaras las ideas.

Muchísimas gracias!!!
Saludos
Leti

n5rpb
Admin

¡Gracias, Leticia! La verdad es que me gustó mucho escribirlo proque, como casi todo lo que escribo, viene de la experiencia y, sobre todo, de los errores que yo mismo cometí en su día. De ahí que el lenguaje sea de andar por casa, ¡no podía ser de otra forma! ;).

María Jesús
Guest

Lo tenía en asuntos pendientes para leerlo con calma. Está muy bien explicado y es totalmente necesario para nuestro trabajo. Creo que todos hemos hechos cursos sobre contenidos pedagógicos, lingüísticos, masterclass para profesores… pero poco o nada sobre empresa, a no ser que vengas de ese mundo. Yo he empezado algún curso de marketing, que no he logrado terminar. Es un buen resumen de lo principal. Ahora solo hay que aplicarlo.

n5rpb
Admin

María Jesús, efectivamente. Nos centramos tanto en enseñar (al menos los que nos gusta hacerlo) que toda la parte de marketing queda en el olvido o ,peor aún, en el cajón de las cosas que no queremos hacer porque las consideramos malvadas, aburridas o contra nuestra forma de ser o pensar ;). Pero claro, al final ¡nos toca ver la realidad! ;).

Rodrigo
Guest

Hola, Oscar:
Gracias por el post.
Te quería pedir un favor: ¿Podrías chequear mi web y decirme si está claro cuál es mi público objetivo? Te pido este favor, porque no tengo a nadie a quien consultarle ello. Te agradecería mucho que me dieras una mano al respecto.
Gracias de antemano.
Saludos.

n5rpb
Admin

Hola Rodrigo, por la rápida ojeada que le he dado a tu página, si tu público objetivo es aquel que quiera clases de conversación, solo está claro en el nombre de la página (que no es poco). Si es algo más que eso, no consigo averiguarlo. Si ese es tu público objetivo, he de decir que es muy amplio. No es necesariamente algo malo, pero creo que siempre es mejor centrarnos en un grupo menor. Por poner un ejemplo “Alumnos que quieren clases de conversación para vivir en España”. Pero bueno, esa ya es tu decisión.

Cerrar menú