Conectando con el alumno en las clases online

Este es un artículo escrito por Alicia López, Licenciada en Filología Árabe y profesora de ELE. Ha trabajado como profesora, autora, ponente y tutora en numerosos cursos de formación de profesores para la enseñanza de E/LE a lo largo de los últimos 17 años. En 2016 creó su propio proyecto Yo hablo tú hablas para dar clases online y ayudar a sus estudiantes a través del blog.
Uno de los miedos más frecuentes a la hora de enseñar español online es el miedo a no saber conectar con el estudiante a través del ordenador. Si enseñamos de forma presencial tenemos más confianza en nuestras habilidades y parece que contamos con más recursos para hacer nuestras clases entretenidas.

La realidad es que tu estilo de dar clases y tu “carisma como profe” no debería verse afectado al pasar a las clases online. En este post quiero hablaros de cómo conseguir un buen “engagement” en las clases online, es decir, captar la atención del alumno, que esté motivado, que no pierda la atención y que quede encantado contigo.

Este es un artículo escrito por Alicia López, Licenciada en Filología Árabe y profesora de ELE. Ha trabajado como profesora, autora, ponente y tutora en numerosos cursos de formación de profesores para la enseñanza de E/LE a lo largo de los últimos 17 años. En 2016 creó su propio proyecto Yo hablo tú hablas para dar clases online y ayudar a sus estudiantes a través del blog.

Lo ideal es captar su atención desde el principio, desde que contacta con nosotros por primera vez. Todo lo que le puedas explicar de antemano mejor que mejor y si le adjuntas un pdf que explique de una forma dinámica cómo son tus clases, con una buena imagen de marca, alguna foto… se convierte en un plus de profesionalidad y al potencial alumno le va a dar confianza.

Si la tecnología es la que te crea inseguridad y te da miedo que se note delante del alumno, esto se resuelve practicando con las herramientas básicas hasta que las domines, no hay otra. Empieza con un par de cosas hasta que no te causen ningún problema y luego vete incluyendo más programas y aplicaciones. Nunca dejes que el exceso de tecnología te bloquee durante la clase porque lo realmente importante es el contenido y tu valor como profesor.

Un contenido sólido te va a aportar seguridad y confianza en lo que estás enseñando. Una clase bien diseñada (con materiales atractivos, cambiando el tipo de actividad cada 15-20 minutos y un par de planes B por si acaso) te va a hacer ser un profesor sólido. Sabes lo que estás haciendo y eso el alumno lo nota y le da confianza. Es ideal que el alumno confíe en ti, te está dejando su aprendizaje en tus manos así que es necesario que le aportes mucha solidez.

Así que mi consejo es que te prepares las clases siempre, por supuesto que hay espacio para la improvisación y la espontaneidad, pero hay que estar seguro de lo que se hace y por qué se hace. Además, de este modo, si alguna herramienta falla no vas a estar “vendido”.
Si tienes tan claro el plan de la clase, te será más fácil explicar a tu alumno el objetivo de la lección, qué van a aprender y sobre todo qué va a ser capaz de hacer al finalizar la hora, aumentando su motivación un 200%.

Estas tres cosas te van a permitir estar cómodo a ti, pero lo siguiente es hacer sentir cómodo al estudiante con pequeños trucos que te ayudarán a conectar con él desde el primer momento. Aquí van algunas ideas:

Hola, te quiero conocer

Es importante no olvidar que para ti un alumno es uno más, pero para ellos eres su único profesor de español, así que busca la manera de hacer que sean especiales.
Imagina que tienes tu primera clase de inglés y tu profesor te pregunta de dónde eres, y tú dices “De Extremadura” y tu profesor de inglés de Ohio te contesta : “Aaah ¿de Cáceres o de Badajoz?” ¿Cómo te quedas? Pues alucinado y encantado de la vida de que alguien conozca algo de tu tierra, ese profe acaba de ganar 100 puntos.
No se trata de saber de todo, pero no está mal informarse previamente, y poner ejemplos con personas famosas del país del estudiante, algún edificio emblemático, saber si su ciudad está en la costa o en la montaña… En resumen, usar datos de su realidad. Además cuanto más exótico sea el país, mayor será el efecto sorpresa.

Recopila y usa también la información que te da el alumno. ¿Tiene hijos? ¿Cómo se llaman? ¿Tiene mascotas? ¿Qué gustos tiene? ¿Tiene algún talento especial? Al igual que tienes una ficha con la información académica del estudiante, no está mal que apuntes esta otra información y la uses en el futuro (con descripciones, al incluir personajes en la lección, contar anécdotas…) Les sorprenderá que te acuerdes del nombre de su gato y que lo incluyas en sus ejercicios de gramática. Customiza su clase lo más que puedas con estas pequeñas cosas.
El impacto es una emoción que provoca que estén activamente envueltos en el aprendizaje.

No a la muerte por PowerPoint

…o lo que es lo mismo, muerte por aburrimiento supremo. Procura escapar de las presentaciones en power point aburridas, piensa maneras en las que el estudiante pueda interactuar con la presentación.

Por ejemplo, si hay preguntas “sorpresa” en tu presentación para el alumno, se pueden tapar con bloques de colores y pedir que elijan un color y así descubrir la pregunta que hay debajo. O al trabajar el vocabulario sobre un tema, puedes crear una nube de palabras con sus aportaciones e incluirla en la presentación.
No solo es importante que interactúen al hablar, sino también a la hora de crear el material de clase. Trabaja con cosas de la vida real, escenarios reales y usa actividades interactivas siempre que sea posible. Nuestra misión es que el estudiante interactúe y eso no solo se consigue haciéndole preguntas ¡hay más formas!
En este mismo blog puedes encontrar herramientas y recursos para hacer la clase más dinámica.

Recuerda que no eres humorista

Todo el mundo está más cómodo y receptivo cuando se ríe, pero confundir el entusiasmo y la receptividad con ser gracioso continuamente puede despistar al estudiante y que sienta que su profesor no es “serio”. Las bromas y chascarrillos son positivos pero son un arma de doble filo porque en exceso distraen la atención y no hay que perder de vista que somos educadores, no Jim Carrey.

Sin apabullar, por favor

Sé entusiasta e intenta motivar y, sobre todo, no tengas miedo al silencio, tu estudiante necesita tiempo para pensar, así que no te sientas incómodo, no fuerces las situaciones y respeta el flujo natural de la clase. Ya te habrás dado cuenta de que cada alumno es un mundo, lo ideal sería respetar su ritmo y no apabullarle más de lo necesario.
Estate atento, usa el sentido común, observa cuando están cansados, cuando se sienten inseguros y dales una tregua, déjales que se relajen y cambia de actividad si es necesario hacia algo que sabes que ellos controlan.
Ah, y si te estás aburriendo, no mires el reloj del ordenador porque se nota. 😉

Incluye historias personales

Puede que no recuerdes un tema gramatical, pero seguro que recuerdas algunas historias que te han contado. Encuentra esas anécdotas e historias que puedan ilustrar ciertos puntos relevantes de la clase, si es una anécdota personal, mejor que mejor ya que captarás la atención el doble (siempre puedes decir que es tuya aunque no lo sea).

Me encanta que los planes salgan bien

¿Y a quién no? Al igual que tú, el alumno tiene un plan. El primer día somos encantadores y le decimos que estamos aquí para cubrir sus necesidades, bla bla bla… Bueno, pues se trata de no perder el foco, cada clase tiene que ser relevante para él. Explica de forma clara y concisa lo que quieres que aprenda al principio de la clase y cómo lo va a hacer. Al final de la clase valora lo que ha aprendido ¿se ha conseguido? Está muy bien que ellos sepan exactamente qué es lo que han aprendido y para qué les va a servir.
Esto es algo sencillo que a veces olvidamos, nosotros sabemos qué es lo que ha aprendido pero normalmente no se lo decimos. ¡Díselo y aumentará su motivación para la siguiente clase!

Todo entra por los ojos

Hay cosas que inspiran tranquilidad y van más allá de nuestra actitud. Estamos en la era de la imagen y todos nos enamoramos de una imagen bonita, cálida y equilibrada. Al trabajar online nuestra cámara es nuestra puerta al mundo, somos una imagen así que hazla lo más atractiva posible. Una buena luz es fundamental, si es natural mejor que mejor. Si elevas el ordenador a la altura de tus ojos evitarás sombras raras y tendrás un plano más natural. ¿Eres profesor? ¿Por qué no hay libros en el fondo? Tómate tu tiempo en estos detalles. Mejorar el “engagement” con tus alumnos es algo muy valioso ya que el éxito de tu negocio depende de los clientes recurrentes, así que no olvides que también eres una marca.

Estas han sido algunas ideas y puntos a tener en cuenta si queremos conectar de forma especial con nuestros estudiantes. Contamos con un gran inconveniente en las clases online y es que hay más distracciones, así que mantener la atención a veces es bastante difícil (la nuestra y la suya). Me gustaría que estas ideas te ayudaran también como profe a disfrutar más de las clases y esta es exactamente la clave para conectar con tus alumnos: Disfrutar de tu trabajo y que te guste lo que haces.

¿Y tú?¿Has probado alguna de estas ideas? ¿Consideras que este tema es importante? ¿Qué trucos te funcionan? Me encantaría leer vuestras aportaciones, porque hay mil formas de captar la atención del estudiante y conectar con él.

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Alicia LópezAna Regina Pérez Soto Recent comment authors
  Subscribe  
Notify of
Ana Regina Pérez Soto
Guest
Ana Regina Pérez Soto

Hola Alicia… muchas gracias por el artículo, por las ideas.
Podrías por favor decirme cómo haces esto que describes: “si hay preguntas “sorpr
esa” en tu presentación para el alumno, se pueden tapar con bloques de colores y pedir que elijan un color y así descubrir la pregunta que hay debajo.” Usa un programa específico?, cómo funciona esto online?.
Muchas gracias y saludos
Anny

Alicia López
Guest

Hola Ana, sí, te lo explico mejor 😀 Si trabajas online probablemente usas google docs o google slides para compartir la lección con tus estudiantes. Me refiero a que puedes jugar con el factor sorpresa y tapar alguna parte de la pantalla con un bloque de color (una forma) y dejar que el estudiante elija el color. Es buena idea hacerlo con preguntas. Por ejemplo, tapas cada pregunta con un bloque de color y el estudiante elige. Es una forma simple de que el alumno participe y no se dedique a mirar solo lo que hay en el documento. No… Read more »

ss