¿En qué hora vivo?

¿En qué hora vivo?
Imagen de TimeZonesBoy (Own work) [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Lo admito. Años después de comenzar a dar clases para alumnos de todo el mundo, aun me hago un lío con las diferencias horarias. Te explico a lo que me refiero.

Cada región del mundo, dependiendo aproximadamente del meridiano por el que se encuentre, tiene un horario diferente. Esto lo sabemos todos y, por si solo, ya es una complicación. Continuemos.

Muchos países cambian su horario adelantando o retrasando una hora dependiendo de la época, la cual coincide aproximadamente con el final del invierno y el final del verano. Hasta ahí bien, si no fuera porque no todos los países realizan estos cambios. A efecto de lo que nos ocupa, nuestros alumnos online, hay que preocuparse de saber si el lugar donde vive cada uno de tus estudiantes cambia o no de hora en algún momento.

Pero no iba a ser todo tan fácil, porque incluso sabiendo en qué país vive, los hay que no en todas sus regiones se producen dichos cambios. Un par de ejemplos. En Brasil, ciudades como Rio de Janeiro o São Paulo cambian sus horarios, sin embargo Manaus no lo hace, tiene el mismo horario todo el año. Por su parte, Estados Unidos tiene varios husos horarios que cambian sus correspondientes dos veces anuales, pero en Hawái no se produce ninguna mudanza de horario.

Añade a lo dicho que el mundo es capaz de ponerse de acuerdo para organizar unos Juegos Olímpicos cada 4 años donde participan prácticamente todos los países del mundo, pero parece ser que cambiar sus horarios de verano e invierno todos al mismo tiempo exige algún tipo de sacrificio desconocido que impide conseguirlo. De ahí que los países de la Unión Europea cambien los horarios el último domingo de marzo y el último de octubre; Estados Unidos lo haga el segundo domingo de marzo y el primero de noviembre;  Australia lo haga el primer domingo de octubre y el primero de abril, y así un largo etcétera de fechas dispares que nos complicaran la vida durante un par de meses por año.

Si aun te estás preguntando por qué estos hechos nos pueden complicar la vida a los alumnos online, te lo explico con un rápido ejemplo aunque podría poner varios diferente: imagina que tienes un alumno en Lisboa y otro en Rio de Janeiro. Tú estás en Madrid. El lisboeta tiene clase a las 9 de la noche, de tu horario, y el carioca a las 8. Llega fin de febrero y los brasileños cambian su horario, ahora aumenta una hora la diferencia entre el tuyo y el de él. Por tanto la clase que antes era a las 8, ahora la tendrás a las 9 y, ¡oh sorpresa!, coincide con la clase de lisboeta. hasta fin de marzo donde cambiaréis en Europa el horario, no volverán las clases a su horarios normal. ¿Qué hacer mientras tanto? Tomar la delantera al problema y hablarlo con los alumnos para que alguno de los dos cambie el horario durante esa coincidencia.

Este ejemplo que te he contado era sencillo de responder. Solo había 2 alumnos implicados en el problema. ¿Qué ocurrirá si tienes varios alumnos más o menos seguidos de diferentes zonas horarias, de ambos hemisferios y con todo tipo de complicaciones? El caos, eso es lo que ocurrirá. pero nada que no se arregle hablando, luchando con los calendarios y previendo todo a tiempo. Parece fácil ¿no?

2
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
ÓscarInma Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Inma
Guest
Inma

Hola Oscar!!! Gracias por compartir tu experiencia. Soy profesora de idiomas entre otras cosas mas. Me interesa mucho hacer algo como tu, dar clases a distancia.

n5rpb
Admin

Hola Inma, entonces espero que te sirva de mucho este blog, ¡es la intención!

Cerrar menú